Vitaminas prenatales: ¿Qué vitaminas tomar en el embarazo?

Las vitaminas prenatales son muy importantes para tener un embarazo saludable y que el bebé se mantenga sano, pero no siempre los médicos informan sobre cuándo se debe empezar a tomarlas, cuáles son los complementos vitamínicos ideales para embarazadas y qué cantidades de vitaminas y minerales son las recomendadas durante el embarazo.

 

¿Por qué tomar vitaminas prenatales?

Durante el embarazo muchas mujeres no siempre pueden comer de la madera más saludable. Muchas de ellas se ven obligadas a lidiar con nauseas continuas y su apetito puede verse sorprendido por los antojos más insospechados. Por ese motivo existe la demanda de complementos vitamínicos prenatales, pero bajo ningún concepto el objetivo de estas vitaminas es compensar el consumo de alimentos pocos saludables o la imposibilidad de llevar una dieta adecuada.

Los doctores advierten que las vitaminas prenatales se deben tomar para complementar una dieta saludable, no para sustituirla. Nunca se debe cambiar una buena dieta por las vitaminas prenatales y a pesar de todo siempre debe extremarse el control para asegurar la más correcta alimentación en el embarazo.

 

¿Cuándo se deben tomar las vitaminas prenatales?

Los suplementos vitamínicos para embarazadas deben empezar a tomarse al menos tres meses antes de que una mujer planee quedarse embarazada. Este sería el plazo ideal, por tanto si estás planificando tu embarazo deberías también preparar tu cuerpo complementando tu dieta equilibrada con estas vitaminas. Las vitaminas prenatales tienen ácido fólico, que previene los problemas de malformaciones del tubo neural como la enfermedad de espina bífida, que se desarrolla durante los primeros 28 días tras la concepción.

Tomar ácido fólico antes del embarazo es una manera de prevenir y evitar un gran número de problemas que podría tener el bebé. El ácido fólico también reduce considerablemente el riesgo de autismo y otros tipos de problemas que suelen producirse en los primeros tiempos del embarazo, incluso antes de que muchas mujeres conozcan que están embarazadas.

Por estos y motivos, y dado que más del 50 por ciento de los embarazos no son planificados, los médicos recomiendan a todas las mujeres que estén en edad reproductiva que tomen complementos multivitamínicos que contengan al menos unos 400 microgramos de ácido fólico. Estas vitaminas prenatales deben ser tomadas por toda mujer, independientemente de que busque quedar embarazada o no.

 

¿Qué deben contener las vitaminas prenatales ideales?

Las vitaminas prenatales se pueden encontrar en farmacias o centros comerciales sin restricción para su venta, aunque algunas fórmulas sólo se pueden vender con receta médica. La composición puede variar mucho de una marca a otra, pero en general estos son los componentes más importantes que debes buscar en los complementos vitamínicos que vayas a comprar:

1. Ácido fólico.
Un contenido entre 400 y 800 mcg de ácido fólico es la cantidad ideal, salvo que tu médico haya detectado factores de riesgo inusuales, en cuyo caso podría incluso recetarte hasta 4 mg (4000 microgramos) de ácido fólico. En general para cualquier mujer una cantidad de 400 a 800 microgramos es perfecta.

2. Calcio.
Tu bebé necesitará mucho calcio para el desarrollo de sus huesos y para su crecimiento correcto. La cantidad recomendable para embarazadas sería de unos 250 mg diarios, así que asegúrate que tus vitaminas prenatales aseguran esta cantidad diaria.

3. Hierro.
El hierro es un metal esencial para el crecimiento del bebé e impide que pueda tener anemia. Durante el embarazo es importante aportar más hierro del habitual puesto que el volumen de sangre se eleva para aportar más oxígeno y nutrientes al bebé. 30 mg de hierro es una cantidad adecuada pero los médicos pueden recetar más cantidad a las mujeres con carencias de hierro, algo muy habitual en las mamás.

4. Magnesio.
Asegúrate de que las vitaminas prenatales que vayas a tomar tienen magnesio. Este mineral es también muy importante para los huesos del bebé, además de que ayudará a aumentar la energía de ambos, a relajarte y a sobrellevar mejor los dolores.

5. Vitamina D.
La Vitamina D ayuda a la madre a absorber el calcio y a tener una presión arterial más saludable. Además las últimas investigaciones demuestran que un buen aporte de Vitamina D en mujeres embarazas mejoran los resultados del parto. Por otro lado, un estudio publicado en la revista americana Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism demostró que las mujeres embarazadas que tenían niveles altos de Vitamina D tienen más probabilidades de tener hijos con músculos más fuertes y mejor desarrollados. La cantidad idónea diaria de Vitamina D sería de 400 a 800 UI. Si durante el embarazo el doctor observa que tienes riesgo de problemas óseos, o si eres vegetariana, es posible que te pueda recetar hasta 2000 UI al día de Vitamina D.

6. DHA y EPA (Omega 3).
Los estudios más recientes han demostrado que los ácidos Omega 3 DHA y EPA son muy importantes para el desarrollo del cerebro del bebé. También son necesarios para el correcto desarrollo de sus ojos e incluso puede llegar a prevenir partos prematuros, así como la depresión de la madre durante y tras el parto. La mayoría de las vitaminas prenatales o complementos multivitamínicos para embarazadas de venta libre al público no suelen llevar DHA y EPA. La solución es comprar un suplemento adicional con Omega 3 o preguntar a tu médico para que te recete el complemento correcto. La cantidad mínima de DHA y EPA recomendada durante el embarazo es de 250 mg por día.

7. Vitamina B.
La vitamina B6 es también muy necesaria par el buen desarrollo del sistema nervioso del bebé, así como de su cerebro. Además la vitamina B6 ayuda a la mamá a mantener su energía y a proporcionarle un estado de ánimo equilibrado y sereno. Unas buenas vitaminas prenatales deben proporcionar al menos 2 miligramos de B6 diarios. Si las vitaminas prenatales incluyen complejo B, mejor todavía, ya que aportarán todo el grupo de vitaminas B necesarias.

8. Vitamina C.
Esta vitamina es esencial para el sistema inmunológico tanto de la madre como del bebé, especialmente porque esta vitamina no la produce el cuerpo humano. La cantidad ideal de vitamina C que debe aportarse a la mujer durante el embarazo es de 50 miligramos al día.

9. Colina.
La Colina es un nutriente esencial que normalmente suele incluirse en los complejos de vitamina B. Los estudios demuestran que la colina puede ayudar con las habilidades cognitivas del bebé y favorecer un mejor coeficiente intelectual y una mejor memoria durante el resto de la vida del hijo. Es también un componente muy necesario para la formación y el desarrollo del cerebro, sobre todo durante los tres últimos meses de gestación. También es importante para el desarrollo del hígado del bebé. En el transcurso del embarazo, la necesidad de colina es muy grande tanto para el feto como para la placenta. La cantidad mínima ideal es de 30 mg al día. Asegúrate de que tus vitaminas prenatales incluyan este nutriente tan necesario para tu bebé.

Términos relacionados:
  • nombres de vitaminas en el embarazo

¡Deja tu comentario!

Deja un comentario

Nombre Requerido:

Website Opcional

Comentario Requerido: