Saltarse el desayuno aumenta el riesgo de sufrir un ataque al corazón

En un estudio publicado el 22 de Julio de 2013 en la revista estadounidense Circulation, especializada en cardiología, se afirma que saltarse el desayuno aumenta la probabilidad de sufrir un ataque cardiaco.

La investigación se realizó con un grupo de hombres de edades comprendidas entre los 45 y los 72 años que regularmente no desayunan. El estudio ha demostrado que no desayunar incrementa en un 27% los riesgos de sufrir un ataque al corazón o de desarrollar una enfermedad coronaria en comparación con las personas que desayunan diariamente. Aunque la investigación se ha llevado a cabo con hombres de edad elevada, los científicos creen que los resultados pueden aplicarse a todas las edades.

Es importante aclarar que el estudio no puede probar una relación directa entre no desayunar y tener un ataque al corazón.

Los investigadores evaluaron los hábitos alimenticios diarios de 27.000 hombres desde 1992. Basados en sus resultados, el 13% de ellos se saltaban regularmente el desayuno. Estos hombres tenían como mínimo 45 años y carreras profesionales. Después de 16 años, 1.527 de los hombres estudiados sufrieron un ataque al corazón (mortal o no mortal).

Después de descartar otras variables relacionadas con los problemas cardiacos tales como el hábito de fumar, tomar alcohol, hacer dieta, tener una alta presión arterial o padecer de diabetes, se llegó a la conclusión de que el riesgo de ataque al corazón asciende a un 27% en las personas que generalmente no desayunan.

El estudio también descubrió que los hombres más jóvenes son más propensos a saltarse el desayuno que los hombres de más edad. También observaron varios factores que promueven el hábito de no desayunar como ser fumador, tomar alcohol frecuentemente, trabajar a tiempo completo, no estar casado y ser poco activo físicamente o menos activo que la media.

Se hace necesario recordar que ya investigaciones anteriores habían mostrado una posible relación entre no desayudar y desarrollo de obesidad, de hipertensión arterial y diabetes.

Los responsables del estudio creen que la gente que se salta el desayuno tiende a consumir comidas con más contenido calórico y durante más tiempo durante el resto del día, incluso en la madrugada, para compensar la falta de alimento durante en las primeras horas de la mañana. Es por ello, habitual que se levanten de la cama en mitad de la madrugada para comer.

En este estudio una minoría de los hombres tenía por costumbre despertarse en la madruga para comer. El estudio de estos hombres dió como resultado que este comportamiento supone un aumento del 55% en el riesgo de desarrollar alguna enfermedad coronaria. Este ocmportamiento sólo lo mostro un porcentaje muy reducido de los hombres del estudio.

Estas formas de comportarse implica dar al cuerpo menos horas al día para procesar los alimentos de alto índice calórico, lo cual provoca unos mayores niveles de azúcar en sangre, y picos intensos de insulina. La consecuencia de todo ello es favorecer el desarrollo prematuro de enfermedades coronarias.

La conclusión final del estudio es que aquellas personas que suelen desayunar, ingieren menos calorías durante el resto del día, y están generalmente más sanos que los que no desayunan.

Otro mito que cae gracias a este y otros estudios anteriores es que saltarse el desayuno sirva para adelgazar. En realidad, es más probable que los que no desayunan traten de aportar durante el resto del día las calorías que no ingirieron por la mañana, aportando por lo general más calorías de las necesarias.

El hábito de saltarse el desayuno no es excesivamente popular en Estados Unidos, donde se acostumbra a desayunar fuerte, generalmente grandes cantidades de cereales con leche, o el tradicional bacon con huevos, salchicha, patatas fritas y pan. Pero aún así se estima que aproximadamente un 10% de los estadounidenses no desayunan, lo cual representa más de 30 millones de personas.

En otros países este porcentaje de personas que no desayunan puede subir considerablemente con respecto a los Estados Unidos, sobre todo en países donde no está tan arraigada la costumbre de comer un desayuno fuerte todos los días.

Todo parece indicar que saltarse el desayuno es malo, tanto para adelgazar, como para el sistema cardiovascular.

¡Deja tu comentario!

Deja un comentario

Nombre Requerido:

Website Opcional

Comentario Requerido: