El consumo de esteroides para aumentar músculos crece en los jóvenes

Los adolescentes cada vez buscan conseguir más volumen y más músculo. Un 35% de los adolescentes varones consumen proteína en polvo y un 6% aproximadamente toma esteroides para lograrlo, según un estudio de la revista norteamericana Pediatrics, el cual también descubrió que un gran número de niñas adolescentes tienen comportamientos similares.

Los números son mayores de lo esperado y provocan seria preocupación a los investigadores de la Universidad de Minnesota y de la Universidad de Columbia encargados del estudio. Por ello aconsejan a todos los médicos que consulten a sus pacientes adolescentes sobre si están intentando mejorar su apariencia muscular, y evaluar la respuesta, analizando si los cambios en su dieta y el ejercicio que ellos practican para conseguir ese objetivo, son realmente sanos y así poder aconsejarles debidamente.

Los jóvenes están expuestos al poder de la publicidad, a la influencia de las estrellas de cine, de los personasjes de cine de acción e incluso de los superhéroes, seres más musculosos que incluso los más grandes culturistas humanos. Estos ideales de belleza provocan insatisfacciones en los jóvenes al comparar sus cuerpos con los de sus héroes o con los personajes de cine y televisión que más admiran. Los investigadores advierten que insatisfacción es cada vez más frecuente y sigue aumentando cada año que pasa.

En cuanto a las chicas, los medios de comunicación actualmente extienden la idea de que las mujeres deben ser esbeltas, delgadas, con un aspecto tonificado y firme, y relativamente musculado, ideales de belleza novedosos que no se habían transmitido a las anteriores generaciones de niñas y mujeres.

En el estudio participaron 2.793 adolescentes, con una media de edad de 14 años, todos ellos estudiantes de 20 escuelas secundarias y preparatorias del área de Minneapolis durante el año escolar 2009-2010. A todos ellos se les preguntó sobre cuáles eran los métodos que seguían para aumentar su masa muscular, y tenían que señalar uno o varios entre 5 opciones. Las opciones eran: Hacer ejercicio, cambiar los hábitos alimenticios, tomar proteína en polvo, tomar esteroides y/o tomar otras sustancias diferentes.

Entre los chicos, más del 66% dijeron que habían cambiado sus hábitos alimenticios para mejorar su apariencia y aumentar su masa muscular. Más del 90% dijo que también hacía ejercicio. El 34,7% de los varones dijo consumir proteínas en polvo, el 5,9% reconoció utilizar esteroides y el 10,5% afirmó consumir otra sustancia diferente.

Entre las chicas, el 62,3% cambió sus hábitos alimenticios, el 80,7% dijo que también hacían ejercicio, el 21,2% afirmó tomar proteína en polvo, el 4,6% dijo consumir esteroides y el 5,5% otra sustancia no especificada.

Los padres deben vigilar seriamente los comportamientos de sus hijos, a la vista de estos datos. Cada vez se ven niños más pequeños obsesionados con los músculos, y deseando parecerse a sus héroes televisivos o cinematográficos, y eso puede ser peligroso tanto para su salud física como mental (en caso de no alcanzar sus objetivos).

A medida que los ídolos de los jóvenes son cada vez más fuertes, más grandes, más poderosos, los adolescentes también tratan de emularlos buscando conseguir esa apariencia y esa fuerza, y de la forma más rápida posible, sin advertir que la mayor parte de los músculos que ven en pantalla son producto de los efectos especiales. Hace años los personajes y superhéroes eran más “humanos” porque no se podía representar de manera creíble y verosímil unos músculos inmensos o una fuerza portentosa. Hoy en día cualquier actor de cine puede parecer muy musculado (aunque realmente no lo esté) gracias a los efectos informáticos.

¡Deja tu comentario!

Deja un comentario

Nombre Requerido:

Website Opcional

Comentario Requerido: